Exclusivo edificio para estudiantes de regiones y extranjeros inicia operaciones

En los próximos días cortarán la cinta del edificio de 11 pisos que albergará a 300 estudiantes en busca de independencia y una céntrica ubicación. Habitación, servicios, internet, gimnasio, piscina y quincho de lujo ofrecerá Livinn Santiago.

Cada año, las universidades chilenas reciben cerca de 30 mil estudiantes extranjeros que, fieles a una filosofía real de independencia y búsqueda de conocimiento, no solo vienen a completar el currículum formal de sus mallas sino a empaparse de una cultura nueva. Al final se llevan de vuelta a su país mayor autonomía, nuevas visiones de mundo, de culturas y redes de contacto, además de un título.

Algo tardío, el entorno inmobiliario local no había reaccionado a este mercado más allá de las pensiones y residenciales orientadas principalmente a estudiantes de regiones. Los que tienen los recursos pueden arrendar un departamento o vivir la vida del roommate con todas sus ventajas y picardías.

La alternativa la adopta Livinn Santiago,un innovador proyecto inmobiliario pensado especialmente para los estudiantes, chilenos o extranjeros, que juegan de visita en la ciudad. El primer edificio creado y diseñado exclusivamente como habitación de jóvenes universitarios muy al estilo de los campus universitarios, pero con la vida de comunidad como principal atractivo.

Bajo un concepto de arriendo de calidad hotelera, el edificio de Lord Cochrane #166 ofrece departamentos completamente amoblados y con sus respectivos servicios para que la principal preocupación sea estudiar y conocer nuevos compañeros, dicen sus gestores.

El “Cubo negro”, de 11 pisos y con capacidad para 300 estudiantes, está ubicado a pasos del metro La Moneda, a mitad de camino de dos de los principales barrios universitarios de Santiago y equipado con salas de estudio, recreación, piscina con quincho, gimnasio, salas de impresión, lavandería y habitaciones con TV Cable, internet, y calefacción, cuenta Eduardo Regonesi, Marketing Manager de CA Ventures International.

El cupo en un departamento para cuatro personas cuesta $292 mil. El precio va aumentando a medida que disminuye el número de habitaciones, pero siempre se paga el fee por persona. “Aunque por esa plata puedas arrendar un departamento, quizás, considera que en ese monto están incluidos todos los servicios como agua, luz, internet, calefacción, gastos comunes, TV cable, seguridad las 24 horas, gimnasio, piscina, salas de estudio y fotocopias. La ubicación es buena y la estadía considera el lado emotivo que es vivir en comunidad y que nadie te pondrá mala cara si quieres invitar gente a estudiar”, explica el ejecutivo.

Queremos educar al mercado chileno y demostrarles que este sistema puede ser tan conveniente o más que pagar por un departamento. Quizás un arriendo salga más barato, pero la experiencia es distinta. Acá hay seguridad garantizada, más personas. Los jóvenes tienen la posibilidad de recibir visitas siempre que se hagan responsables de ellas y seguir con la misma rutina de la vida universitaria. Todo en un ambiente creativo en el que se reduce el impacto negativo de irse de la casa de los padres y alejarse de la familia un tiempo”, agrega.

La inmobiliaria norteamericana opera actualmente 16 de estos edificios en Canadá y EEUU. Esta es su primera aventura en Latinoamérica que abrirá el camino a otros complejos en Polonia, Irlanda, Perú y Colombia.

– Considerando las naturales aprensiones de los padres chilenos, ¿con qué argumentos ofrecen estas alternativas a los estudiantes de regiones?
– Les explicamos a padres y apoderados que lo que ofrecemos acá no es un hotel ni una pensión. Tampoco somos una residencial ni simples departamentos, sino una empresa que lleva 12 años creando edificios de este tipo en EEUU para más de 25 mil alumnos en más de 16 propiedades que construye y opera. No refaccionamos edificios existentes, sino que los creamos a medida para estudiantes pensando exclusivamente en lo que ellos necesitan.

“Si los tranquiliza, le explicamos que funciona como residencial con el pago de un fee mensual por un departamento totalmente amoblado con camas, cocina, sillones, refrigerador, microondas, cocina y servicios de agua, electricidad, internet, cable y losa radiante. Lo único que no incluye es la comida y el aseo porque la idea es que también haya una cuota de responsabilidad si la persona quiere independencia desde lo práctico”, agrega.

– ¿Qué elementos propios de la cultura chilena se han considerado a la hora de implementar un sistema de habitaciones de campus en el corazón de Santiago?
– Notamos que la principal preocupación de un padre que le arrienda un departamento a la hija o el hijo lejos del hogar es que pierde todo contacto. Nosotros tenemos un staff de cuidado y asistencia las 24 horas al día que está encargado de eventualidades que surjan, por ejemplo, en el transporte, el extravío de pasaportes y su inserción en Santiago si el joven no es de acá. Contamos con un Resident Manager que construye una relación más cercana que un conserje o un administrador y que, incluso, puede recibir llamados telefónicos de los padres cuando se requiera.

“Por otro lado, en Chile los jóvenes no salen de su casa hasta que terminan la universidad, incluso después. Los estudiantes que vienen de regiones a estudiar a la capital son muchos más que los extranjeros y nuestra experiencia considera que muchos de ellos son víctimas de estafas de arriendo en las que se les ofrece una cosa por internet que después no era tal en cuanto a derechos y servicios disponibles o infraestructura. Muchas veces se les exige pagar seis meses de arriendo por adelantado y mucho papeleo para arrendar una pieza”, agrega.

– ¿Qué otras ventajas del campus gringo implementan en este edificio?
– La vida de comunidad también es algo bien estricto en las universidades chilenas. Los cabros se relacionan solo con sus pares, o sea que si son ingenieros, conocerán solo otros ingenieros o si son abogados, frecuentarán solo ese entorno, pero la opción de compartir un departamento o un edificio completo con estudiantes de arte, de ciencias, de humanidades te acerca a personas de otros ambientes y conocimientos que a la larga amplían también las redes de contactos y de amigos. Eso a futuro se traduce no sólo en amigos de todo el mundo, sino en oportunidades de negocios de personas de intereses tan distintos como un kinesiólogo, un profesor o un matemático.

Fuente: http://www.lanacion.cl/noticias/reportajes/cronicas/exclusivo-edificio-para-estudiantes-de-regiones-y-extranjeros-inicia/2016-12-21/190203.html